Que no te den gato por liebre

Published on in Consejos de traducción

3 claves para distinguir a una empresa de traducción de calidad.

Probablemente te has dado cuenta de que, para abrir las puertas de tu negocio al mercado internacional, necesitas una empresa de traducción de calidad. Llegados a este punto, toca ponerse a buscar un socio competente capaz de ayudarte a conseguir ese objetivo. En este post te vamos a dar 3 claves para identificar si una agencia de traducción te está ofreciendo servicios profesionales o si deberías seguir buscando.

Saltando al mercado internacional

Lo primero que necesitas para internacionalizar tu negocio es que tu empresa se comunique y sea capaz de vender en otro idioma. Y aquí es donde entran en juego dos factores fundamentales: la traducción y el marketing. Al primero se refiere la famosa cita de Willy Brandt:

“Si te estoy vendiendo, hablaré tu idioma, pero si me vendes tú a mí, entonces tendrás que hablarme en alemán”

Willy Brandt

Para vender a nivel internacional, no vale simplemente con hablar una lengua común ampliamente aceptada, como el inglés. Hay que hablar en la misma lengua y respetar las convenciones culturales de tu público objetivo.

El segundo factor está relacionado con tener claro qué se quiere conseguir con esa comunicación y el aliado perfecto para lograrlo es, sin duda, el marketing.

En este post nos vamos a centrar en el primer factor, que también es el primer paso: la traducción. Hoy en día es muy “fácil” encontrar empresas de traducción: basta con teclear “empresa de traducción” en tu buscador favorito y al instante tienes una interminable lista de resultados y pocas pistas de por dónde empezar. Lo difícil es dar con una que realmente ofrezca servicios de calidad. Y es que, en el proceso de internacionalización de nuestro negocio, debemos tomarnos muy en serio la elección de la empresa a la que vamos a confiar la gestión de la traducción porque, al fin y al cabo, van a ser los que trasladen nuestra voz a los mercados extranjeros.

Dos de los errores que suelen cometer las empresas a la hora de dar el salto fuera de nuestras fronteras es considerar este paso como un mero trámite y, además, intentar solucionarlo pagando el menor coste posible. En ocasiones se obsesionan con lo que quieren conseguir, pero no se paran a pensar en la importancia que tiene el camino hasta llegar ahí. Obtener un buen resultado sobre unos cimientos sólidos, basados en la calidad y la confianza, es fundamental para que el proceso triunfe.

Por este motivo, es recomendable buscar empresas que ofrezcan servicios de traducción con calidad, seriedad y con una experiencia avalada demostrable. Para que te sea más fácil identificar a este tipo de empresas, te vamos a dar 3 trucos para evitar que te den gato por liebre:

1. El formato sí importa

Una empresa de servicios de traducción de calidad siempre te va a pedir ver los archivos originales antes de presentarte un presupuesto vinculante. Hay varias razones para que esto sea así:

  • Porque, en la actualidad, cualquier agencia de traducción de calidad gestiona y realiza las traducciones utilizando herramientas de traducción asistida (que no es lo mismo que traducción automática) y estas no admiten todos los formatos y funcionan mucho mejor con formatos editables (MS Word, Adobe InDesign, etc.)
  • Porque las traducciones se presupuestan por palabra de origen y el precio base varía en función de la categoría de palabra (palabras nuevas, repeticiones, coincidencias con la memoria de traducción, etc.). La forma más fiable de contar las palabras ─y la única forma de categorizarlas─ es utilizando estas herramientas.
  • Porque la traducción desde el formato PDF es más cara: al ser un formato no editable, suele requerir una conversión previa (no incluida en el precio de la traducción) y, en muchos casos, una edición del formato del texto una vez finalizada la traducción debido al factor de expansión de la lengua de destino.
  • Porque no todas las empresas de traducción tienen la capacidad de gestionar todos los niveles de complejidad de formatos ni de archivos. Hay proyectos de traducción, como puede ser traducir y maquetar planos de AutoCAD o traducir un e-commerce, que requieren una especialización específica.

Así pues, si contactas con una empresa de traducción y te dan directamente un presupuesto sin ver los archivos y sin mencionar las herramientas de traducción asistida, lo mismo hay gato encerrado.

2. Qué incluye verdaderamente el servicio

Muchos de los enlaces de las webs de empresas que salen en ese interminable listado del buscador te llevan a páginas de tarifas o a presupuestos instantáneos rellenando un formulario. Aunque resulta útil para hacerse una idea del coste del servicio y planificar presupuestos de inversión, puedes acabar sorprendido con cosas como:

  • Un servicio que no cumple con tus expectativas de calidad porque no te han explicado todas las opciones
  • Costes adicionales por cosas que no estaban incluidas en el precio

Una traducción de calidad es aquella cuyo vocabulario y estilo se adaptan al sector del texto de origen y que, en definitiva, puede pasar por un texto redactado directamente en la lengua de destino. Para lograr esto, se necesitan dos traductores profesionales especializados en la temática y que controlen las herramientas de traducción asistida (sepan trabajar con memorias de traducción, diccionarios integrados, herramientas de control de calidad) y sean puntuales en sus entregas. Uno hará la traducción y el otro revisará exhaustivamente su trabajo. Además, un tercer implicado, el gestor de proyectos, hará una comprobación final de la calidad.

Este tipo de servicio suele indicarse en los presupuestos como Traducción y revisión. Si el presupuesto que te han dado no incluye este concepto, es posible que prescindan del paso de la revisión para ofrecerte un precio más barato. Esto está bien si la finalidad del texto no requiere un alto grado de calidad. Pero, si tras el texto que quieres traducir va la imagen de tu empresa, te recomendamos que no te la juegues prescindiendo de la revisión. Además, una agencia de traducción de calidad siempre será transparente sobre lo que incluye el servicio, por lo que, si el presupuesto no es claro, deberías insistir si no quieres sorpresas.

3. Roma no se hizo en un día

Una agencia de traducción de calidad va a calcular el plazo de entrega en función del volumen de palabras, la temática y complejidad del texto y los servicios que vayas a contratar, es decir, si va a ser solo traducción de un texto o si también va a llevar revisión, maquetación, etc.
Generalmente, un traductor profesional puede traducir entre 2500 y 3000 palabras al día, dependiendo de la temática y dificultad del texto. Si pides un plazo de entrega que supere estas cifras y la empresa no te pone pegas, puede que no te estén dando toda la información.

Pongamos un ejemplo de proyecto urgente: a las 8:30 horas se solicita traducir un manual técnico que suma 10 000 palabras y se necesita la traducción a las 18 horas. Una empresa de traducción de calidad te va a avisar de que un volumen así en ese tiempo tan escaso puede mermar la calidad del resultado final, ya que, para cumplir con el plazo, es posible que haya que dividir el trabajo entre varias personas, es probable que no se pueda hacer una revisión o incluso se podría optar por una traducción automática con una revisión humana. Además, te debería comunicar de antemano que puede aplicarse un recargo por urgencia al precio del servicio.

Teniendo en cuenta estos 3 factores, podrás valorar la calidad de una agencia de traducción y sabrás si la opción que estás eligiendo se va a corresponder con el nivel de profesionalidad que necesitas para presentar tu negocio a nivel internacional.